Pinta tu nuevo hogar tras la mudanza y déjalo impecable

, , ,
Pimtar

Pinta tu nuevo hogar tras la mudanza y déjalo impecable

Coincidiendo con las mudanzas, normalmente aprovechamos para matar dos pájaros de un tiro. Queremos dar la bienvenida a nuestro nuevo hogar como se merece y por eso aprovechamos para vestirnos de pintores. Pero pintar el interior de una casa no es tarea fácil, aunque si precisamos de lo básico, podemos lograr buenos  resultados.

Si quieres darle un lavado de cara a tu hogar, aquí te contamos los pasos que debes seguir y las precauciones a tener en cuenta para que tus paredes luzcan maravillosas:

Elige los colores y el material adecuado

Piensa en el color de cada una de las habitaciones que vas a pintar y compra la pintura adecuada para cada una de ellas. Ten en cuenta que los colores oscuros siempre hacen que el espacio de una habitación se vea más reducido y, por el contrario, los colores claros iluminan y aportan amplitud.

Pregunta a los especialistas de la tienda donde la adquieras cuál es la cantidad necesaria para cada una de las estancias, pero ten la precaución de medirlas antes. La regla general es que por cada litro de pintura hay que añadir 1,50 litros de agua a temperatura ambiente, pero siempre mezclándola poco a poco y removiendo para que no se eche a perder.

Escoge brochas y rodillos de calidad. El resultado final dependerá mucho de los materiales que utilices.

Vístete con ropa apropiada

Para trajinar en este tipo de labores, si no tienes un mono de trabajo, lo mejor es utilizar zapatos y ropa cómoda que esté vieja, ya que podrían dañarse mientras realizamos el trabajo.

También es conveniente taparse el pelo con algún pañuelo o gorro ligero, que impida que se nos manche el cabello. No está de más utilizar también una mascarilla para evitar inhalaciones y, para pintar los techos, es conveniente ponerse unas gafas que nos protejan de posibles goteos.

Ordena y guarda todos tus muebles

La organización será fundamental y nos permitirá trabajar con más comodidad. Además de cuidar de nuestro mobiliario y evitar cualquier mancha de pintura o cualquier otro percance.

Una perfecta solución mientras deseas pintar tu hogar es contratar nuestro servicio de guardamuebles para el tiempo que desees, pues es preferible que los muebles estén custodiados en un lugar donde no se deterioren.

Sigue un orden

El orden más adecuado para pintar una habitación es: Primero las molduras, zoclos y rodapies, luego el techo y después las paredes. Esta es la mejor manera de evitar salpicaduras inoportunas.

Paredes preparadas previamente

Antes de comenzar con la pintura, revisa si hay algún desperfecto, grieta o pequeño agujero en la pared y utiliza masilla para rellenar esos huecos. Una vez  esté seca, deberemos proceder a lijar la superficie para dejar la pared lisa y limpiarla del posible polvo o partículas.

Trata de proteger los elementos fijos con seguridad

Cubre bien con un plástico los muebles pesados y anclados o aquellos materiales delicados que estén fijos (como lámparas, armarios empotrados, azulejos, etc.) Así evitarás mancharlos de pintura.

Pinta tu nuevo hogar tras la mudanza y déjalo impecable

Atención con el suelo

Igual que con el resto del mobiliario, deberás tener cuidado, pues es muy probable que, mientras  estés pintando, puedan caer gotas de pintura. Para proteger el suelo debes cubrirlo en su totalidad con papel periódico o, mejor aún, con plástico impermeable. Así evitarás desagradables manchas y el desesperante tiempo de tener que limpiarlo después.

No obstante, si vas a pintar con pinturas al agua, no es tan necesario cubrir el suelo. Puedes humedecerlo hasta empaparlo y, cuando termines de pintar, puedes pasar la fregona y retirar la pintura que haya caído.

Cuidado con las ventanas y marcos

Los cuadros y marcos podremos descolgarlos y situarlos en un lugar diferente para que no se manchen mientras pintamos. Pero, ten cuidado con las ventanas, rodapies, enchufes, interruptores y otros elementos que no pueden desinstalarse. Lo mejor es rodearlos con cinta adhesiva mientras pintamos esa zona y eliminar la cinta antes de que  la pintura seque completamente para no dejar señales indeseadas.

Otras precauciones

Evita pintar si hace demasiado calor o hay mucha humedad porque esto podría complicar el trabajo.

Asegúrate de que la superficie es apta para pintar con la pintura que has adquirido.

Pinta de arriba hacía abajo para que el trabajo sea más limpio.

Para que el trabajo final quede bien, lo más apropiado es dar dos manos de pintura sobre la misma superficie.

Final de tarea

Cuando la pintura esté seca, procede a retirar todas las protecciones que hayas utilizado y limpia los rodillos y brochas en una pila mojándolos bien para que escurra toda la pintura que ha quedado impregnada

¡Disfruta de tu obra maestra!

Más consejos sobre bricolaje y decoración

Quizás te puedan interesar también los siguientes artículos:

 


Son consejos ofrecidos por GIL STAUFFER, tu empresa de mudanzas desde 1905

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *