Sevilla, una ciudad que mezcla alegría y tradición

Sevilla, una ciudad que mezcla alegría y tradición

¿Estás pensando en trasladarte a Sevilla? Si quieres adentrarte en su esencia, echa un vistazo a lo que puede ofrecerte esta bella ciudad

Sevilla es la capital de Andalucía y, sin duda, cualquiera que escuche su nombre imagina enseguida una capital alegre, luminosa, llena de colorido y tradición. Despliega su belleza en torno al río Guadalquivir, en cuya orilla se alza magnífica la Torre del Oro, que a modo de estandarte, viste a esta hermosa ciudad con un componente histórico.

Carácter sevillano

Sevilla es una ciudad jovial por excelencia. Los sevillanos son gente divertida y con un especial talante festivo que esparce concordia en el ambiente. El carácter hispalense se acompaña de un lenguaje en entonación peculiar, cuyo salero provee al idioma español de una gracia singular. Los sevillanos son personas sociables por naturaleza y todo el mundo es bien acogido en su ciudad. Palabras como “miarma” se entremezclan en las conversaciones como muestra de una fraternidad que en otros lugares no es posible. Son grandes anfitriones de una fiesta que parece que no tiene fin y en la que el arte del flamenco aparece como máximo exponente.  Es una ciudad impregnada de fogosidad sureña, que al mismo tiempo, cuenta  con un rico patrimonio artístico y una gran oferta de ocio.

Población y clima

Municipio y ciudad de España que llevan el mismo nombre, Sevilla cuenta con casi 700.000 habitantes y es la ciudad más poblada de Andalucía, constituyéndose como la cuarta más poblada de España -después de Madrid, Barcelona y Valencia- y ocupa el puesto número 32 de la Unión Europea.

Respecto al clima, Sevilla ostenta un clima mediterráneo típico, con precipitaciones variables, veranos secos y calurosos e inviernos suaves. La temperatura media anual el de 19,2° C, siendo enero el mes más frío y julio el más caluroso. Por sus temperaturas medias estivales es la capital más calurosa de España, pero los sevillanos, acostumbrados al calor, saben buscar el refugio de la sombra y el refresco para disfrutar de la vida y la mayoría de los establecimientos están equipados con aire acondicionado.

Sevilla, una ciudad que mezcla alegría y tradición

Barrios de Sevilla

Sevilla es una de ciudad histórica española por antonomasia. Romanos, fenicios, árabes y cristianos desfilaron por la capital hispalense, a lo largo de la historia, dejando un bello y singular rastro. En la actualidad, la ciudad se divide en 11 distritos municipales.

Por si estás pensando en adquirir o alquilar una vivienda en Sevilla, a continuación te exponemos ciertas características que destacan en algunos de sus barrios:

Casco Antiguo:

Este distrito conforma uno de los cascos antiguos más extensos de Europa y en él se concentra la mayor parte de la oferta turística de la ciudad, tanto en opciones de ocio y restauración, como en monumentos históricos. Los barrios de este distrito son El Arenal, Encarnación-Regina, Alfalfa, San Bartolomé, San Lorenzo, San Gil, Museo, Santa Catalina, Santa Cruz, Feria, San Julián y San Vicente.

Bellavista – La Palmera:

Es uno de los distritos más meridionales de la ciudad. Los barrios de Bellavista y La Palmera son eminentemente residenciales y han crecido exponencialmente en los últimos años.

Cerro Amate:

Se trata de uno de los distritos más poblados de la ciudad, pues a mediados del siglo XX comenzó a recibir trabajadores en busca de nuevas oportunidades laborales, produciendo esta concentración. Los barrios que lo integran son Amate, Juan XXIII, Los Pájaros, Rochelambert, Santa Aurelia, Cantábrico, Atlántico, La Romería, Palmete, El Cerro y La Plata.

Este – Alcosa – Torreblanca:

Es el distrito que cuenta con mayor población. Hay multitud de edificios de reciente construcción  y en él están ubicados el parque Aquopolis y el aeropuerto de Sevilla.

Los Remedios:

Contiene muchos edificios de principios del siglo XX y se considera una de las zonas más exclusivas de la ciudad. El Museo de Carruajes, el Puente de San Telmo, el Real de la Feria de Abril y el Jardín de los Príncipes están dentro de este distrito. Una zona elegante a la par que práctica por la calidad de sus servicios.

Macarena:

Como si se tratase de un pequeño pueblo dentro del centro de la ciudad, Macarena es uno de los barrios sevillanos de más abolengo. Está ubicado al norte del casco histórico. En él se encuentran, por ejemplo, la Basílica de la Macarena, El Hospital de las Cinco Llagas (actual sede del Parlamento de Andalucía), las Murallas Árabes, etc. Es un barrio muy de moda, con mucho ambiente y  con numerosas tiendas exclusivas y bares y restaurantes.

Nervión:

Próximo a la estación de tren de Santa Justa, es uno de los distritos mejor ubicados y más exclusivos de la ciudad. Muy conocido porque alberga el famoso estadio Ramón Sánchez-Pizjuán y con mucha vida de ocio, el distrito incluye también los jardines de la Buhardia, la Iglesia de La Concepción Inmaculada y el Templo de la Cruz del Campo.

Triana:

Zona turística por excelencia, el Puente de Triana conecta este distrito con el Casco Antiguo. Ubicado junto al río Guadalquivir, es un barrio sencillo, pero con mucho ambiente.  En él se encuentra el Centro Cerámico Triana y abundan tiendas donde se venden artículos de este tipo de artesanía.

Norte:

En este distrito se entremezclan las zonas residenciales con las dedicadas a los negocios. Es la zona más al norte de la ciudad e incluye, por ejemplo, el Parque del Alamillo.

Sur:

Alberga preciosos lugares monumentales como la Plaza de España, el Parque de María Luisa, el Museo de Artes y Costumbres populares, el Museo Arqueológico, etc. Hay mucho que ver en esta zona, que integra los barrios de El Prado-Parque de María Luisa, Huerta de la Salud, El Porvenir, Giralda Sur, El Plantinar, Felipe II-Los Diez Mandamientos, Tabladilla-La Estrella, Bami, Tiro de Línea-Santa Genoveva, El Juncal-Híspalis, Avenida de la Paz, La Oliva, Las Letanías, Polígono Sur.

San Pablo – Santa Justa:

Situado en el área central de la ciudad, es una zona con mucho comercio, oferta social y servicios, aunque no es un barrio turístico. Incluye una amplia avenida bajo el curioso nombre de Kansas City y fue una zona que se desarrollo durante el régimen franquista para dotar de viviendas a familias pobres.

Ocio y cultura:

Sevilla es una ciudad mágica y eminentemente monumental. La oferta de ocio es grande y hay mucho que hacer. Así que, destacamos a continuación algunos aspectos que no te deberías perder:

La ciudad cuenta con una buena cantidad de museos. Algunos destacables son: El Museo de Bellas Artes,  la Casa Palacio de las Dueñas, el Museo de Artes y Costumbres, el Palacio de la Condesa de Lebrija, el Museo Arqueológico, el Archivo de Indias, el de Carruajes y, por supuesto, el esencial Museo del Baile Flamenco.

Sevilla, una ciudad que mezcla alegría y tradición

Respecto a los parques, Sevilla es una ciudad rica en zonas verdes. El parque más ilustre de la ciudad es, sin duda, el de María Luisa. Pero también merece la pena visitar El Alamillo, el Parque de los Príncipes, los Jardines de Murillo, el Parque de la Vega de Triana, el Tamarguillo, los Jardines del Valle, el Parque Amate, el Prado de San Sebastián, el Parque Río Guadaira, el Paseo del Río Guadalquivir, Infanta Elena y Miraflores.

Si tienes niños, hay curiosos planes que seguro que les gustarán. Por ejemplo, un paseo en barco por el río con espectáculo incluído, campamentos de verano en una granja escuela, una excursión en familia al Parque Natural de Oromana, una excursión al Parque de Doñana, fines de semana para aprender y divertirse en el centro de naturaleza Encinar de Escardiel y muchas cosas más. La oferta para los pequeños es amplia.

Y no podemos dejar de mencionar el aspecto gastronómico, pues Sevilla es una ciudad repleta de bares y restaurantes en los que cualquier paladar puede disfrutar. El gazpacho andaluz, las gambas a la plancha, el típico pescaito frito, suculento bacalao con tomate, huevos a la flamenca, cazón en adobo, soldaditos de pavía, huevas aliñás y el famoso rabo de toro son algunas de las delicias que puedes degustar en esta ciudad.

Sevilla, una ciudad que mezcla alegría y tradición

Conclusión

En fin, una famosa frase que popularizó la actriz Audrey Hepburn en la película “My Fair Lady” dice que “La lluvia en Sevilla es una maravilla”. Pero podría afirmarse que Sevilla en sí misma es una maravilla. Con su feria y su salero, con su luz y su alegría, con sus monumentos históricos y su esencia tradicional, Sevilla se yergue magnifica aportando su esplendor a toda Andalucía y como ciudad española internacionalmente reconocida.

Si después de leer estas líneas te trasladas a Sevilla, cuenta nos nosotros. Te ayudaremos en todo el proceso de la mudanza.

Otros artículos sobre Sevilla