Skip to content

Cómo transportar peces y acuarios de forma segura

Menos de 1 minuto Minutos de lectura

Si eres un amante de los peces y posees una pecera en casa, sabes lo importante que es mantener a tus mascotas acuáticas felices y saludables. En ocasiones, las mudanzas pueden ser inevitables, ya sea por trabajo, estudio o simplemente porque decides cambiar de hogar. Transportar tus peces y su pecera puede ser una tarea difícil y estresante, pero siguiendo algunos consejos, puedes hacer que el proceso sea más fácil y seguro para tus mascotas acuáticas.

Cuando llega la hora de mudarse a Madrid o cualquier parte del país, hay ciertos objetos con los que hay que tener especial cuidado. Por descontando todas aquellas pertenencias que para nosotros tienen un valor sentimental, pero también aquellos enseres que, por su delicadeza, podrían romperse o deteriorarse al manipularlos o transportarlos. Entre las cosas más delicadas de trasladar, están las peceras o los acuarios, pues transportar este tipo de recipientes tiene su técnica y, si no se hace correctamente, podrían echarse a perder tanto el agua, como sus pequeños habitantes.

¿Qué necesitas para transportar una pecera?

Antes de comenzar a preparar tu pecera para el transporte, es importante que tengas a mano los siguientes materiales:

  • Una red para peces
  • Bolsas de plástico grueso y resistente
  • Cajas de cartón
  • Toallas o almohadillas de burbujas
  • Cinta adhesiva
  • Un termómetro
  • Un calentador de acuario portátil (opcional)

¿Cómo preparar tu pecera para el transporte?

El primer paso para preparar tu pecera para el transporte es limpiarla y vaciarla completamente. Asegúrate de retirar cualquier decoración, plantas y otros elementos que puedan moverse o dañarse durante el transporte. Si la pecera es pequeña, puedes colocarla dentro de una caja de cartón resistente para protegerla durante el transporte.

Es importante que mantengas el agua de tu pecera limpia y oxigenada durante el transporte. Para ello, debes llenar bolsas de plástico con agua de la pecera y dejar suficiente aire en ellas para que tus peces puedan respirar. Usa la red para peces para capturar a tus mascotas acuáticas y colocarlas en las bolsas de plástico.

Antes de cerrar las bolsas, asegúrate de retirar la mayor cantidad de aire posible, pero sin aplastar a los peces. También puedes colocar una toalla o almohadilla de burbujas dentro de la bolsa para mantener la temperatura del agua estable durante el transporte.

Si la mudanza es larga o el clima es frío, puedes utilizar un calentador de acuario portátil para mantener el agua de las bolsas a una temperatura adecuada para tus peces.

¿Cómo transportar tu pecera?

Una vez que hayas preparado tus peces y la pecera para el transporte, es importante que tomes algunas precauciones para asegurarte de que lleguen a su nuevo hogar de manera segura.

Si la pecera es pequeña, puedes transportarla dentro de una caja de cartón resistente y asegurarte de que esté bien protegida con toallas o almohadillas de burbujas. Si la pecera es grande y no cabe en una caja, debes asegurarte de que esté bien sujeta en el vehículo y no se mueva durante el transporte.

Es importante que mantengas las bolsas con tus peces en un lugar seguro y estable durante el transporte. Si estás conduciendo, asegúrate de que las bolsas estén en un asiento trasero o en el piso del vehículo para evitar movimientos bruscos. Si contratas una empresa de mudanza, asegúrate de que los trabajadores sepan que estás transportando peces y que traten las bolsas con cuidado.

Transporte de peces y acuarios en largas distancias

Para transportar peces en largas distancias, debes asegurarte de seguir los mismos pasos que para una mudanza regular, pero con algunas precauciones adicionales.

Primero, debes asegurarte de que las bolsas de plástico que contienen a tus peces estén bien selladas y no tengan fugas de agua. Para evitar que las bolsas se rompan durante el transporte, es recomendable envolverlas con una capa adicional de plástico o colocarlas dentro de una bolsa de transporte de peces.

También es importante que mantengas la temperatura del agua en un rango adecuado para tus peces durante el transporte. Si el clima es frío, puedes usar un calentador de acuario portátil para mantener el agua caliente en las bolsas. Si la temperatura es muy alta, puedes enfriar las bolsas colocándolas en una bolsa de hielo o envolviéndolas en una toalla húmeda.

Además, es recomendable evitar dar de comer a tus peces unas horas antes de la mudanza para reducir la cantidad de desechos que producen y mantener el agua más limpia durante el transporte.

Durante el transporte, es importante evitar movimientos bruscos y asegurarte de que las bolsas con tus peces estén protegidas y no se golpeen. Si estás conduciendo, puedes colocar las bolsas en el piso del vehículo o en un asiento trasero, asegurándote de que estén sujetas con cinturones de seguridad o almohadillas de burbujas. Si contratas una empresa de mudanza, asegúrate de que los trabajadores sepan que estás transportando peces y que manejen las bolsas con cuidado.

Finalmente, cuando llegues a tu nuevo hogar, debes dejar que las bolsas con tus peces se aclimaten a la temperatura del agua antes de soltarlos en la pecera. Esto se hace colocando las bolsas en la superficie del agua de la pecera durante unos minutos y luego agregando lentamente pequeñas cantidades de agua de la pecera a las bolsas para permitir que los peces se adapten gradualmente a las condiciones del agua.

¿Qué hacer después del transporte?

Una vez que hayas llegado a tu nuevo hogar ya sea en el territorio nacional o fuera del país, es importante que vuelvas a colocar la pecera en su lugar original y la llenes con agua fresca. Asegúrate de que la temperatura del agua sea la adecuada y de que haya suficiente oxígeno en ella para tus peces.

Es recomendable esperar al menos 24 horas antes de volver a colocar a tus peces en la pecera, para permitir que el agua se estabilice y alcance la temperatura adecuada. Cuando sea hora de regresar a tus peces a la pecera, asegúrate de hacerlo con cuidado y lentamente, para evitar que se estresen o se lastimen.

Consejos adicionales

Además de los consejos mencionados anteriormente, aquí te dejamos algunos consejos adicionales para transportar tu pecera de manera segura y efectiva:

  • Planifica con anticipación: Asegúrate de que tengas todos los materiales y herramientas necesarias para transportar a tus peces y su pecera.
  • Mantén la temperatura adecuada: Es importante mantener la temperatura del agua estable durante el transporte para evitar el estrés o la muerte de tus peces.
  • Asegúrate de que las bolsas estén selladas correctamente: Las bolsas deben estar completamente selladas para evitar que el agua se escape y que los peces se dañen.
  • Evita alimentar a tus peces antes de la mudanza: Alimentar a tus peces antes del transporte puede aumentar la cantidad de desechos en el agua y empeorar la calidad del agua.

Recomendaciones para trasladar una pecera

Por tanto, si estás pensando en trasladar tu pecera o tu acuario, toma nota de estas recomendaciones:

  • En una mudanza dentro y fuera de de Alicante, las peceras o acuarios deben ser trasladados en último lugar, ya que son artículos muy frágiles y que conllevan una logística especial para  que, al moverlos, no se deterioren.
  • Ten en cuenta que los trayectos largos no son agradables para los peces y los pobres animales sufrirán cuanto más largo sea el viaje.
  • Si el trayecto es menor a 6 u 8 horas, es recomendable hacer lo siguiente:

• Meter los peces en bolsas de plástico especiales infladas y con pastillas de oxígeno. Es importante que sea oxígeno y no aire para que el pez no muera por asfixia.
• Introducir esas bolsas de plástico en alguna bolsa opaca o caja para que los peces no reciban luz y no se estresen. Lo ideal es utilizar una bolsa térmica que, además de proteger a los peces de la luz y de posibles impactos, mantenga una temperatura constante.

Para evitar volver a ciclar el agua de la pecera, puedes seguir estas recomendaciones:

• Guarda el agua en garrafas.
• Mantén el filtro del acuario funcionando en un cubo de agua hasta llegar a tu nueva vivienda.
• Aprovecha para limpiar la grava: Sácala y añade sustrato si no tiene, o renuévalo.
• Forra una caja de cartón con espuma o corcho y mete la pecera para protegerla de golpes.

  • Si el trayecto es de unas pocas horas y se trata de una pecera pequeña:

• Vacía el 80 por ciento del agua del acuario y guarda el resto en garrafas.
• Mete los peces el bolsas de plástico cómo hemos explicado antes.
• Como ya hemos dicho, no es conveniente transportar un acuario con agua. Por tanto, una vez lo hayas vaciado del todo o dejando un 20 por ciento del agua en su interior, arrástralo desde su punto de apoyo a una tabla para evitar que se agriete.
• Es muy importante trasladar el acuario sobre una tabla o superficie recta durante todo el trayecto.
• Aún así, hay que tener mucho cuidado para que el cristal no se quiebre o no salgan fisuras que puedan filtrar agua después. Revisa, pues, en destino que está todo en perfecto estado antes de volver a introducir los peces.

No obstante, mover un acuario es una tarea muy delicada, así que, si se trata de un acuario de un tamaño medio o grande, nuestra recomendación más importante es el traslado lo realice una empresa profesional.

Conclusión

En resumen, transportar una pecera puede ser una tarea difícil y estresante, pero con la preparación adecuada y algunos consejos útiles, puedes asegurarte de que tus peces lleguen a su nuevo hogar de manera segura y saludable. Asegúrate de tener a mano todos los materiales necesarios, de preparar adecuadamente tu pecera y de tomar precauciones durante el transporte. Y recuerda, si tienes alguna duda o pregunta, no dudes en consultar con un experto en acuariofilia para obtener consejos y orientación adicional.

gil-stauffer-logo-forms

Empresa de mudanzas fundada en 1905. Actualmente la mayor agencia de mudanzas de España, con delegaciones y almacenes en todo el territorio nacional.

es_ESEspañol