Skip to content

Mudanzas: El seguro solo cubre lo que tú declaras

Menos de 1 minuto Minutos de lectura

Mudarse a una nueva casa puede ser emocionante, pero también puede ser estresante, especialmente si tiene que preocuparse por la seguridad de sus pertenencias durante el traslado. Desafortunadamente, incluso con la planificación más cuidadosa, siempre existe la posibilidad de que algo pueda salir mal durante una mudanza. Es por eso que muchas personas optan por contratar un seguro para mudanzas. En este artículo, exploraremos lo que es un seguro para mudanzas, cómo funciona y por qué puede ser una buena inversión para proteger sus bienes en el proceso de mudanza.

Cómo ya habíamos hablado con anterioridad en Gil Stauffer, la oferta de diferentes pólizas de seguros es uno de los aspectos que marcan la diferencia entre una empresa de mudanzas profesional y una compañía pirata. Las primeras siempre contarán con seguro de responsabilidad civil obligatorio y de transporte, pero estos tienen sus limitaciones y lo mejor es contratar un seguro específico que cubra el valor real de mercado de tus bienes.  Hay que considerar, por ejemplo, que en caso de optar por realizar la mudanza sin un seguro adicional, aunque la empresa reconozca su responsabilidad, la indemnización sujeta por el seguro de transporte y el de responsabilidad civil se mide por kg y no cubrirá el valor real de tus pertenencias.

¿Cuáles son las medidas para garantizar la seguridad de nuestros objetos durante una mudanza?

La seguridad de los objetos durante una mudanza es una preocupación común para las personas que se mudan. Aquí te presentamos algunas medidas que puedes tomar para garantizar la seguridad de tus objetos durante una mudanza:

  1. Empaque adecuadamente: Asegúrate de empacar tus pertenencias correctamente para evitar daños durante el transporte dentro o fuera del territorio nacional. Utiliza cajas resistentes y asegúrate de proteger los objetos frágiles con materiales de embalaje adecuados.
  2. Contrata a profesionales: Si es posible, considera contratar a una empresa de mudanzas profesional y confiable. Estos profesionales tienen experiencia en la protección y transporte de pertenencias y pueden garantizar la seguridad de tus objetos. Asimismo, pueden brindarte el mejor presupuesto.
  3. Asegúrate de que el camión de mudanzas sea seguro: Antes de contratar a una empresa de mudanzas, asegúrate de que sus camiones estén en buen estado y tengan sistemas de seguridad adecuados.
  4. Etiqueta tus cajas: Etiqueta cada caja con su contenido y con una indicación de si es frágil o pesada. Esto ayudará a los encargados de la mudanza de Madrid o cualquier parte del territorio nacional a manipular tus cajas con cuidado.
  5. Haz un inventario: Crea una lista detallada de todos tus objetos y marca las cajas que contienen artículos valiosos o frágiles. Esto te permitirá hacer un seguimiento de tus pertenencias y verificar si algo se ha perdido o dañado durante la mudanza.
  6. Desconecta y prepara tus electrodomésticos: Antes de la mudanza, desconecta todos tus electrodomésticos y prepara las unidades para el transporte. Esto incluye vaciar el agua de la lavadora y descongelar el congelador.
  7. Toma fotografías de los objetos valiosos: Si tienes objetos valiosos o de colección, toma fotografías de ellos antes de la mudanza. Esto te permitirá documentar su estado antes del traslado y demostrar su valor en caso de que se dañen.

Haz un inventario con fotografías de tu mudanza para evitar problemas con el seguro

Hacer un inventario con fotografías de tus pertenencias puede ser una excelente manera de evitar problemas con el seguro durante una mudanza. Aquí te explicamos cómo hacerlo:

  1. Crea una lista detallada de tus pertenencias: Antes de empacar, haz una lista de todos tus objetos y etiqueta cada caja con su contenido. Esta lista te permitirá hacer un seguimiento de tus pertenencias y verificar si algo se ha perdido o dañado durante la mudanza.
  2. Toma fotografías: Toma fotografías de tus pertenencias antes de empacarlas. Esto incluye objetos grandes y pequeños, muebles, electrónicos, obras de arte, joyas y cualquier otro objeto valioso. Esto es útil, incluso si has contratado un servicio de guardamuebles.
  3. Usa una cámara de alta resolución: Utiliza una cámara de alta resolución para tomar las fotografías. De esta manera, podrás capturar todos los detalles importantes y tener una prueba visual clara de las condiciones de tus pertenencias antes de la mudanza.
  4. Etiqueta las fotografías: Etiqueta cada fotografía con la descripción del objeto y su número correspondiente en la lista de inventario. Esto te permitirá identificar cada objeto de manera fácil y rápida.
  5. Almacena el inventario y las fotografías en un lugar seguro: Guarda la lista de inventario y las fotografías en un lugar seguro y accesible. Puedes guardarlos en una carpeta física o en una carpeta digital en tu computadora o en la nube.
  6. Recolecta todo tipo de facturas de los objetos que tengas, para así demostrar su valor posteriormente.
  7. Tasa los artículos en la medida de lo posible

Hacer un inventario con fotografías de tus pertenencias puede ayudarte a demostrar el estado de tus objetos antes de la mudanza y evitar problemas con el seguro en caso de que se produzca algún daño o pérdida durante el transporte.

Tipos de pólizas de seguros

  • Seguro de Responsabilidad Civil

La ley obliga a las empresas de mudanzas en Barcelona o cualquier parte dentro y fuera de España a contratar este seguro, así que asegúrate de que la empresa que contratas dispone de él. Este seguro cubre los desperfectos que puedan ocasionarse en los bienes inmuebles (arañazos en la pared, daños en el ascensor de la vivienda, desperfectos en el suelo, el portal, etc.) y suele cubrir hasta 400.000€. Cabe destacar que este seguro no cubre ninguna de tus pertenencias personales y que, en caso de que ocurra algún imprevisto en la vivienda, el cliente asumirá la cuantía inicial de 300€.

  • Seguro de transporte

Para desperfectos que se puedan ocasionar a tu mercancía durante el transporte de una vivienda a otra.  Suele cubrir hasta los 40.000€ y no se le cobra ningún gasto extra al cliente. En caso de que te tengan que indemnizar, tu pagarás los primeros 90€ y el resto será asumido por la empresa de mudanzas.

Pero el detalle más importante que debes conocer es que, en esta modalidad, las compañías de seguros tasan por peso. Un precio habitual suele estar en los 4.5€ por kg., lo que resulta en la mayoría de los casos insuficiente y suele provocar la sorpresa y el enfado por parte del asegurado. Pongamos un ejemplo: Si tu ordenador valorado en 2.000€ sufre algún daño, la compañía de seguros te ofrece  entre 4.5€ y 9€ dependiendo del peso, ya que difícilmente sobrepasará el kilo y medio. Por ello se recomienda el seguro específico.

  • Seguro específico para mudanzas

Permite que asegures tus enseres en base a su valor actual de mercado, en lugar de respecto a su peso. Deberás proporcionar a la empresa de mudanzas una relación con el valor actual de cada pieza o en su defecto, con el valor de compra y el año de adquisición. Especialmente en lo referente a la tecnología, este valor disminuye en cortos espacios de tiempo.

Además, pueden ofrecerte diversas primas para tu mudanza, así que es conveniente informarse bien de la cobertura exacta que estamos contratando. Un ejemplo podría ser éste: Del valor total de su mercancía, el cliente pagará un 1% para la contratación del seguro. Es decir, si has valorado tu mercancía en 9.000€, tu pagarás 90€  en concepto de seguro al contratar tu mudanza; pero en caso de que ocurra algo, tus enseres estarán cubiertos por su valor real.

En cualquier caso, es importante informarse en profundidad sobre las condiciones e imprescindible cumplimentar y firmar el documento relación valorada junto al contrato de mudanza, si pretendes luego tener la cobertura coherente con la prima que has pagado. Por ejemplo, si el propietario de un coche con seguro obligatorio tiene un golpe sin contrario, no puede pretender que la compañía de seguros le cubra como si tuviera su coche asegurado a todo riesgo. Pues bien, en las mudanzas ocurre lo mismo: Si no contratas cobertura específica en base al valor declarado, no puedes pretender estar cubierto a nivel superior al riesgo contratado. Esto quiere decir que es muy importante reflejar una valoración real para no caer en la posibilidad de infraseguro, pues existen casos en los que por intentar ahorrar en el momento de la mudanza, se declaran valores inferiores sobre los enseres, pero las compañías de seguros sólo indemnizan en base a la prima contratada y al valor declarado en cada póliza específica.

Hay que tener en cuenta también que, si una vez realizada la mudanza detectas cualquier incidencia, tendrás que seguir las premisas que marcan las aseguradoras y que habrá unos plazos de recepción de documentos, estudio de los detalles, peritajes ocasionales, posibles franquicias  y/o ciertos trámites específicos y gestiones que implementar  para solucionar el caso.

Otro aspecto a destacar es el seguro de los vehículos que viajan junto con la mudanza, pues normalmente el seguro de nuestro coche no cubre el transporte en las mudanzas. En este sentido, al parecer, ninguna empresa de mudanzas tiene seguro de cobertura para el transporte de vehículos de sus clientes, salvo Gil Stauffer, que ofrece este valor añadido.

De cualquier manera, lo más importante es recurrir siempre a empresas profesionales que te ofrezcan seguridad y un background de experiencia solvente para poder ofrecerte la información correcta y la cobertura que más se ajuste a tus necesidades.

Seguro de hogar

El seguro del hogar puede cubrir una mudanza, dependiendo de la póliza contratada y las condiciones específicas de cada caso. A continuación, te explicamos cómo funciona:

  1. Verifica la cobertura: Lo primero que debes hacer es revisar tu póliza de seguro del hogar para determinar si incluye la cobertura de mudanzas. Si no estás seguro, ponte en contacto con tu compañía de seguros para obtener más información.
  2. Cobertura de traslado: Si tu póliza de seguro del hogar incluye cobertura de traslado, esto significa que tus pertenencias están cubiertas durante el transporte desde tu antigua vivienda hasta la nueva. La cobertura puede incluir daños por accidentes en el transporte, robos y otros imprevistos.
  3. Cobertura de almacenamiento: Si tus pertenencias deben ser almacenadas temporalmente durante la mudanza, es posible que tu seguro del hogar cubra el almacenamiento en un lugar seguro y protegido. De nuevo, debes revisar los términos y condiciones de tu póliza para determinar si esta cobertura está incluida.
  4. Límites de cobertura: Es importante tener en cuenta que la cobertura de mudanza en tu póliza de seguro del hogar puede estar limitada en términos de cantidad de compensación. Por lo tanto, es posible que desees considerar la contratación de un seguro adicional de mudanza para garantizar la protección completa de tus pertenencias.

En resumen, es posible que el seguro de hogar cubra una mudanza, pero debes verificar cuidadosamente tu póliza y sus términos y condiciones específicos. Si necesitas una cobertura adicional para garantizar la protección completa de tus pertenencias, es posible que debas considerar contratar un seguro de mudanza adicional.

 

¿Qué cubre el seguro en las mudanzas? Sólo lo que se declara previamente al traslado

Actualmente las compañías de seguros observan una política muy meticulosa respecto a la gestión de sus indemnizaciones para evitar comportamientos fraudulentos. El sector de mudanzas no se escapa a esta generalidad y las aseguradoras se cubren las espaldas para no incurrir en polémicas innecesarias.

Un consejo es que antes de contratar un seguro y proceder con la mudanza, realices un inventario. Es muy práctico a todos los efectos contar con un listado que refleje los enseres a trasladar en tu mudanza. Así, además de llevar un orden cuando llegue el momento de recolocar tus cosas en el nuevo hogar, tendrás una base para contabilizar más fácilmente el valor aproximado de tus bienes y elegir el seguro a priori más conveniente, pues no todas las pólizas ofrecen la misma cobertura.

Normalmente la compañía de mudanzas tendrá contratos con las aseguradoras y te presentarán una oferta competitiva y adecuada a tus necesidades, pero no está de más que contactes con tu aseguradora habitual para estudiar otras posibilidades. Independientemente de la vía que escojas, es muy importante que te informes bien sobre las condiciones del contrato, pues de ello dependerá, si llega el caso, el valor de la posible indemnización:

Por tanto, ten en cuenta que:

  • Es necesario contratar una cobertura específica para que la póliza cubra el valor de mercado de tus enseres.
  • El valor de tus objetos no se mide por el precio inicial de compra, sino que se aseguran en base al valor actual del mercado.
  • Es tu responsabilidad encargarte de proporcionar a la compañía que va a llevar tu mudanza una relación con el valor actual de cada objeto y el año de adquisición. Este sería el documento base para una posible indemnización. Normalmente se aplicará únicamente sobre los bienes valorados en la Relación Valorada.
  • Este seguro no cubrirá, en ningún caso, desperfectos que se hayan producido anteriormente a la mudanza.
  • Las aseguradoras miran con lupa cada uno de los partes de incidencia que reciben y solicitan todos los justificantes legales oportunos.

Gil Stauffer lleva más de 115 años moviendo vidas de continente en continente. Si vas a dar el paso definitivo,  ¡Solicita presupuesto gratuito para tus mudanzas con los mejores profesionales!


gil-stauffer-logo-forms

Empresa de mudanzas fundada en 1905. Actualmente la mayor agencia de mudanzas de España, con delegaciones y almacenes en todo el territorio nacional.

es_ESEspañol
.footer { z-index: 50;