Skip to content

Mudarse: El estrés de una mudanza. Hablan los Psicólogos

Menos de 1 minuto Minutos de lectura

¿Cómo podemos evitar el estrés de una mudanza?

Mudarse puede ser, según dicen los expertos, una de las situaciones más estresantes de nuestra vida. No sólo porque implica desmontar y montar una casa en su totalidad, sino porque además supone un cambio hacia una situación nueva que genera grandes niveles de incertidumbre.

Especialmente si el traslado no se produce de manera voluntaria o viene acompañado de una separación, un conflicto o el motivo es de tipo económico, el estrés se genera mucho antes de comenzar con la mudanza ya sea nacional o una Mudanza internacional.

De esta manera, los psicólogos clasifican la acción de mudarse entre las tres situaciones que más estrés generan a las personas, dado el agotamiento físico y el cansancio emocional que provoca todo lo que rodea a un gran cambio como es el de un traslado de hogar.

No obstante, hay ciertas pautas que puedes seguir para convertir tu mudanza en una experiencia agradable.

Positivismo

El primer consejo que nos ofrecen los psicólogos ante esta situación, es afrontar el cambio de una manera positiva y con la mayor alegría posible.

Debemos, pues, interpretar el cambio como algo bueno y, aunque dejemos atrás numerosos recuerdos entrañables, hay que recapacitar también sobre todas las cosas positivas que la nueva situación nos puede aportar: Vecinos nuevos, quizás una casa más acogedora, más luminosa, más económica, nueva decoración, otros proyectos, vivencias diferentes, etc. En resumen, hay que echar mano del positivismo para afrontar este cambio.

Planificación

En una mudanza lo más importante es planificar. Lo ideal es contar con unas tres semanas previas a la mudanza para pensar cómo vamos a llevar a cabo el embalaje y el traslado de nuestras pertenencias, especialmente de aquellas a las que nos sentimos más unidos, ya que su pérdida o deterioro podría originar cierta tristeza.

Así, la planificación y el orden han de ser los protagonistas de nuestra mudanza. Hay que prever los pasos a dar y tener muy claro por dónde vamos a empezar. Si vas a hacer la mudanza por tus propios medios, lo mejor es, una vez iniciada una habitación, continuar en ella hasta que tengamos todo su contenido embalado.

Pero, en cualquier caso, lo más recomendable es contratar a una empresa de mudanzas para que sean los profesionales los se encarguen del traslado y del embalaje, ya que esto reduce enormemente el nerviosismo y el estado de ansiedad frente al trabajo a realizar. Existen empresas que embalan todo en la vivienda antigua y lo colocan perfectamente en la nueva, lo que hará que, en términos de esfuerzo, prácticamente ni nos enteremos de que nos estamos mudando.

Limpieza

Mudarse implica un cambio que hemos de afrontar de una manera positiva en nuestra vida; como un crecimiento y una evolución. Por ello, es importante aprovechar para deshacernos de todas esas cosas que no utilizamos, pero que ocupan mucho espacio en casa y nos roban gran cantidad de energía. Una mudanza es una situación muy adecuada para hacer una limpieza de todo aquello que nos sobra.

Sentirse acompañados

Para evitar el estrés de una mudanza, contar con ayuda es fundamental. Es un buen momento para llamar a nuestros familiares o amigos, que nos echen una mano con la organización e, incluso, que opinen sobre la decoración del nuevo hogar. Esto reducirá el nivel de trabajo y, además  convertirá esta experiencia en un evento social dónde compartiremos nuevas experiencias con nuestros allegados. Contar con la opinión y las recomendaciones de personas cercanas, siempre puede ayudarnos a solventar situaciones difíciles que, por determinadas circunstancias, nos cuesta afrontar.

Vida sana

Otro de los consejos fundamentales por parte de los psicólogos es el de llevar una alimentación sana y cuidarnos a todos los niveles. Bien es cierto que esto deberíamos hacerlo todos los días de nuestra vida pero, durante los días en los que estamos llevando a cabo una mudanza, es vital. Lo más adecuado es respetar los horarios de comida y de sueño, dormir 8 horas diarias y llevar una dieta equilibrada.

Además, si planificamos con tiempo la mudanza, siempre podemos ocupar ciertos huecos para hacer pequeñas pausas a diario que nos permitan seguir disfrutando de momentos de ocio. Esto nos ayudará a soltar tensiones y a oxigenarnos debidamente.

Ante todo, la paciencia ha de convertirse en nuestra mejor amiga. Mudarse puede traer millones de cambios atractivos para nuestra vida. No olvides que los cambios no son siempre malos, sino que, en la mayoría de los casos, ayudan a dejar atrás un capítulo de nuestra vida e iniciar uno nuevo que puede convertirse en una maravillosa aventura.


¿Cómo prevenir el estrés en las mudanzas? Toma nota de estos consejos

Las mudanzas y los cambios en el hogar suelen provocar agobio y tirantez, especialmente entre los miembros de una pareja o de una familia. Pero, para combatir esta circunstancia, hay que hacer un esfuerzo para ser comprensivos, tener afinidad, sentido común y llegar al entendimiento haciendo un equipo entre todos los miembros.

Sabemos que es difícil luchar contra el estrés cuando se aproxima una mudanza. Es algo de lo que poca gente puede liberarse. Es una modificación de nuestras vidas que perturba el ámbito emocional de las personas ya que, al final, son nuestras vidas las que se van a trasladar. Son todas las pertenencias acumuladas a lo largo de nuestra existencia y es posible que tengamos que hacer frente a un cierto caos, porque puede ocurrir que lo que antes parecía que ocupaba poco espacio, a la hora de la verdad resulte un interminable cúmulo de enseres. Pero solo hay que organizarse para que este cambio sea positivo.

¿Sabes cómo afrontar la mudanza, sin que afecte a la pareja o a la familia? Toma nota de estos consejos para evitar problemas:

Una casa nueva que decorar,  un nuevo vecindario por descubrir, itinerarios desconocidos… Todo son incógnitas que pueden crear cierta inquietud. Pero, no hay que tolerar que la agitación se adueñe de nosotros y es fundamental ver todas estas circunstancias en positivo. Es primordial reflexionar sobre las ventajas en lugar de los inconvenientes y tomar alguna medida de prevención para que esa transición no se convierta en algo traumático.

prevenir el estrés en las mudanzas - Pareja feliz

La energía positiva es primordial en la organización de un cambio de domicilio.

Ocuparse de la conducción de los sentimientos es básico para apartar el estrés de una mudanza. Así que, para evitarlo, te aconsejamos que lleves a cabo estos pasos:

  • Adopta una comportamiento adecuado ante el traslado: Tanto si te mudas por decisión propia como si no, toma una actitud en pro de los beneficios y sonríe ante el cambio y ante las circunstancias de la la nueva vida que vas a disfrutar. De esa forma verás las cosas desde una mejor perspectiva y eso te ayudará a organizarte mejor.
  • Planifica con anterioridad la mudanza: Lo adecuado es que la empieces a organizar con un mes y medio de antelación. Así podrás reflexionar con tiempo sobre los objetos que vas a llevarte y los que vas a excluir.
  • Contrata una empresa de mudanzas experta. Las compañías de mudanzas disponen de operarios especialistas, transportes adaptados y herramientas y equipamiento necesario para realizar montaje y desmontaje de muebles. Con esto te cerciorarás de que todo llegue en buenas condiciones y te evitas molestias físicas.
  • Anota todo lo que tienes que realizar: Haz una lista para planificar las acciones pendientes y ve tachando las tareas finalizadas. Gestiona los aspectos relevantes, como por ejemplo, cerciorarte de que están dados de alta los suministros de luz, gas o telefonía. En caso de que no sea así, tendrás que contactar con la compañía comercializadora y tramitar los cambios de titularidad o altas nuevas si no hay abastecimiento en el nuevo domicilio.
  • Mímate y desconecta: No todo va a ser embalar y precintar o desembalar y desprecintar cajas. Es indispensable que busques un cierto refugio para la desconexión, aunque sólo sea a ratos. Aprovecha esos momentos de relax para hacer cosas entretenidas, como por ejemplo, ir a ver una película, pasear por el parque, etc. Es importante, que te relajes para minimizar el estrés, despreocupándote por unos instantes del peso de la mudanza. También puedes deleitarte con la decoración de tu nuevo hogar.

Más consejos

Si dejas tu ciudad para mudarte a otra diferente, recomendamos que leas también estos otros consejos sobre las ventajas de mudarse a otra ciudad.

Y si tienes mascotas, toma nota de estas recomendaciones para reducir el estrés de los animales en el traslado.

Si, además, deseas elegir una empresa especialista que planifique y realice tu mudanza con el menor estrés posible, contacta lo antes posible con GIL STAUFFER. Te ayudaremos en todo el proceso con la mayor dedicación.


Estrés y relajación


Son consejos ofrecidos por GIL STAUFFER, tu empresa de mudanzas desde 1905
gil-stauffer-logo-forms

Empresa de mudanzas fundada en 1905. Actualmente la mayor agencia de mudanzas de España, con delegaciones y almacenes en todo el territorio nacional.

es_ESEspañol
.footer { z-index: 50;